Operación en Japón

Desde Chile a Japón son alrededor de 30 horas de viaje con dos transbordos.
Al llegar, mi suegra nos estaba en el metro muy triste y preocupada. Ella ya había llamado a varios hospitales para hacer reserva para la “operación”. Yo lo llamo así aunque es casi igual que un parto y suena muy crudo decir aborto.
Llegamos un día sabado por la tarde y el lunes empezo todo. Primero controles para ver la situacion y mi estado. Y martes ya compenzo la operación. Realmente me recordó mucho a cuando  nació Midori (Por el dolor y el todo el proceso) pero con la diferencia de que no pude tenerla conmigo.
Yo no la pude ver, no quizé. Hiro si la vió y me dice que mejor no verla.
Me mostraron la ropita que le pondrían y la  pusieron en una caja.
El día jueves nos fuimos a casa.

En Japón a los muertos los queman. y las cenizas se mete a una cajita ceramica y se mete en el ataud (Perdón pero no se mucho de este tema, por lo tanto no conozco los nombre de las cosas).
Primero le entregamos la cajita al encargado del velorio y se hace una oración personal.
Luego la queman y nosotros esperamos en una habitación donde uno puede comer o tomar algo. Nos avisan cuando termina, esto dura depende del tamaño del cuerpo, en este caso fue como 20 min.
Vamos al lugar y en donde estan las cenizas quedan pedazos de huesos. De eso cada integrante debe tomar un huesito con unos hachi (palillos) grandes y meterlos a la cajita ceramica. Luego meten toda la ceniza y nos la entregan.
Luego vamos al cementerio y pedimos que habran o hagan el hoyo. En nuestro caso usamos el mismo del padre de Hiro y dejamos la cajita. Ahi quedan para siempre. Ese hoyo se puede usar hasta que este lleno de cajitas o hasta que se cambie de nombre de la familia. En nuestro caso yo cambié apellido al de mi esposo.

Después que “terminó” todo van a comer una comida especial que no contenga carne, pero si pescado.  Muchos hacen como fiesta y se emborrachan para el bien del difunto.

Es mi primera vez que hago todo esto. Antes para los velorios de mis familiares no iba ya que no le encontraba sentido. Ahora realmente hice todo eso por costumbre de la cultura de Hiro, pero no sé que hubiera hecho en el caso que fuese en Chile.

Acuerdo-de-Paz

Anuncios

Contar la noticia a la familia

Cuando llego a la casa, Hiro y Midori estaba hablando por video con la abuelita de Japón. Todos esperando la respuesta del doctor.
Entro y voy inmediatamente a mi habitación y me pongo a llorar.
Le cuento a Hiro  y para el fue tan facil decir, hay que abortar… yo en ese momento no sabía que pensar.
Al siguiente día, un poco más tranquila, conversandolo con mi padre, decidimos ir a Japón para abortar (Por que en Chile es prohibido)
Puede que el bebé este bien dentro de mi pero al nacer puede morir enseguida, o a los minutos o horas o quizás algunos días… pero de que iba a morir pronto, iba a morir.
Pensar en todo el tiempo de embarazo de que tengo en mi panza un bebé que no podrá vivir no me haría bien.  Midori tener la ilusión de que tendrá una hermanita pero luego no podrá verla más, tampoco le hará bien.
Cuando supe la noticia de que mi bebé viene sin cerebro, busque mucha información en intenet sobre otras personas con esta experiencia.
Las que decidían seguir hasta el final eran religiosas, aunque tampoco encontre de personas que decidieron abortar… En un blog lei una triste frase “Tener que preparar un ataud para mi bebé en vez de una cuna”, me hizo más no querer tenerlo.

Obviamente no es facil tomar una decisión así. Nosotros la tomamos pensando el bien estar de los tres.

Afortunadamente, juste ese mes el contrato de arriendo de la casa se terminaba y ya habiamos decidido ir a vivir al departamento de mi hermano que tiene desocupado. Solo tuvimos que adelantar el cambio de casa para viajar lo más pronto posible.
Yo ya tenía 20 semanas de embarazo y en Japón se puede abortar hasta las 21 semenas con 4 días. Había que viajar ya.

Al otro día me hice otro examen para confirmar, tomamos la decisión de viajar, saque mi visa de esposa japonesa que se me habia vencido (aunque sin visa igual puedo ir, solo que con visa todo es mucho más facil), fui a notaria para sacar permiso de cambio de casa, nos cambiamos y al siguiente día viajamos a Japón.

Father, mother and daughtert cartoon illustration

 

Primer control

Después de saber que estaba embarazada fui al consultorio a pedir hora a la matrona, pero este estaba en huelga/paro como por dos meses :S.
Los dos primero meses fueron terribles. Me sentía muy cansada, me daba nauseas todo lo que comía y si no comía igual.
Antes de quedar embarazada me había inscrito en un curso de panedería todo gratis, además me daban dinero para transporte y por Midori (Para pagarle a alguien para que la cuide mientras yo estoy en clase, pero se quedaba con su papá entonces el dinero se guardó). Así que lo aproveché.
En clases no tenía gran problema, pero ya al medío día estaba muerta de sueño y cansancio pero aún así no descansaba.
Cuando ya terminó el paro yo ya tenia dos meses. Me hicieron examen de sangre para comprobar si estaba realmente embarazada (Aunque ya la panza me estaba creciendo) y ver si no tengo alguna enfermedad. Me dieron Acido Folico y hora para la primera ecografía en un mes más.
Todo muy bien hasta ahora.

Hiro ya estaba pensando que nombre le pondremos, que sería en japones. Entonces el tiene que pensar bien que kanjis usar y significado (realmente algo no tan facil al momento de tener dos idiomas).

Paso el mes y ese día fui sola por la mañana a hacerme la ecografía por que Hiro tenía trabajo en casa y se quedó con Midori.
Todos esperando la respuesta de que será, niña o niño.

Me hago la eco y el doctor no dice nada en un comienzo. Luego dice cuando mide y pesa.
Después me dice que el bebé tiene problemas en la cabeza. Esta no se le formó.
Yo sin mucha reacción (y no entender del tema) le pregunto si se le puede formar con el tiempo, ya que solo tiene casí 4 meses. Pero me dice que no, esto es congenito y así se quedará. Y que se lo muestre a mi matrona para que me mande al hospital para confirmar.

Salgo de la habitación como un zombie, sin pensar y sin saber que hacer.
Espero a que me entreguen la radiografia.
Regreso a mi casa…